domingo, 21 de noviembre de 2010

El año que mamá Noel repartió los regalos de Navidad

El año que mamá Noel repartió los regalos de Navidad. Pilar Alberdi, escritora y Licenciada en psicología de España. Cuento de Navidad.
Podría decir de este cuento que así fue, porque así me lo contaron, pero... a los hechos me remito. Como sabéis en Laponia, donde vive Papá Noel, hace un frío terrible, te castañetean los dientes, algunos días se te pegan las pestañas; de los techos de las casas cuelgan unas incisi¬vas y larguísi¬mas estalactitas. En fin... Cabe imaginar que en lugar tan maravilloso como inhóspito, las ardillas usan guantes; los lobos, lustrosas botas de cuero; y los renos, unos gracio¬sos gorros rojos con orlas blancas, que acaban en su punta con un gracioso pompón. ¡Pero qué os voy a contar que no sepáis! O... ¿no sois vosotros de los primeros en salir hacia los mercadillos navideños de las plazas de vuestros pueblos y ciudades, y allí miráis encantados las figuras del Belén, las zambombas, las bolsas de confeti, la nieve artificial... hasta que..., lo inevi¬table, volvéis al hogar con uno de esos maravillosos gorros rojos y blancos sobre vuestras cabezas? Pues... lo que iba a contaros: a punto estaba de llegar a Laponia como a todo el mundo el día de Navidad y Papá Noel amaneció con tos y fiebre. —Es gripe —decía con los ojos llorosos. Y muy preocu¬pado añadía...— ¡Qué va a ser de mis niñitas y niñitos! ¿Quién reparti¬rá las ilusio¬nes y esperanzas, tantos regalos como ellos esperan!
—Yo —gritó una vocecita pequeña y delgada como un airecillo primaveral que llegaba de la cocina. Papá Noel, pensó en un ratoncito. Lo había visto hacía tiempo protegiéndose del frío del invierno junto a la cocina de leña. —Yo —repitió la vocecita... que acercándose a Papá Noel, le trajo un gran vaso de leche con miel y un pastelillo—. Yo lo haré. Papá Noel escuchó sin decir nada. Y Mamá Noel, repi¬tió: —Yo lo haré...
Bueno, la verdad es que a Papá Noel ese cambio no le agradó mucho; él, se llevaba los honores; él recibía las cartas de millones de niñas y niños; de él se hablaba en todos los telediarios y periódicos del mundo... —Está bien —refunfuñó—, está bien. Los tiempos han cambia¬do. Lo reconozco. He de reconocerlo. Me parece... justo. Entonces Mamá Noel, consolándole, dijo: —No te preocupes, Papá. No lo notarán. Llevaré tu traje, me pondré un almohadón para imitar tu barriga, y... ¡Hasta una barba postiza! Fuera, el trineo estaba preparado. Sonaban los casca¬belillos de los arneses y los renos se movían ansiosos y expectantes. Nevaba y de los pinos caían espontáneos puñados de nieve. —No, no es justo —reflexionó Papá Noel—.No puedo permitirlo. Tú eres tú. Entonces Mamá Noel, dijo: —Bien, bien... Veo que los dos estábamos preparados para este cambio... —¡Atchiss! —contestó Papá Noel. Mamá Noel comenzó a vestir su propio traje. No se ajustó barba, ni tripa, ni cargó un saco gigante lleno de juguetes sobre su espalda como para demostrar cuán fuerte era para su edad. Se miró al espejo... No estaba mal. Era mayor, pero su rostro reflejaba serenidad. Enton¬ces, mirando a Papá Noel, se despidió: —Es hora de marchar. —Sí —dijo él. —Volveré pronto —susurró ella— dándole un cariñoso beso en la mejilla. —Te estaré esperando. Así fue como Mamá Noel, repartió los regalos de Navidad, pero... ¡Siempre hay un pero! Sólo algunas personas, las que esperaban el maravilloso acontecimiento de ver aparecer algún día a Mamá Noel, la vieron, y fueron muy dichosos. Llamaron a las agencias de noticias y, al día siguiente, la noticia que podía oírse y leerse en los noticiarios y en los periódicos, era: «Mamá Noel repartió los juguetes de este año». «Mamá Noel hizo las delicias de los niños». «El nuevo siglo nos ha traído a Mamá Noel». Pero Mamá Noel no pensaba sólo en esto, aunque la hacía muy feliz, sino en cómo estaría Papá Noel recuperán¬dose de su gripe. Cuando llegó a su casa de Laponia, y no os cuento ¡cuán cansados estaban los renos y Mamá Noel!, se encontró a Papá Noel cantando y amasando pastelillos en la cocina. —Hola cielo —dijo ella. —Hola, mi amor —contestó él. Era la primera vez que Papá Noel cocinaba. Además, había lavado la ropa y ordenado la casa. Juntos leyeron las noticias de los periódicos, y de todas ellas, la que más les gustó, fue una que decía: «El año que viene, las niñas y niños del mundo, podrán escribir —indis¬tintamente— a Mamá y a Papá Noel». ¡Lo habían conseguido entre todos! Los cambios en las personas y en las vidas, son así... Primero un deseo, un sueño, una posibilidad; luego, una realidad, y cuando esto sucede... ¡Qué maravi¬lloso el aire de fraterni¬dad que respira¬n las personas, y qué maravi¬llosa la luz que parece irradiar el mundo!

Fin




FANNY VISCAY DOMICILIO: Alsina 731- Código Postal 8.360- Choele Choel- Provincia de Río Negro- RA CORREO ELECTRÓNICO: fannyviscay@gmail.com TELÉFONO MÓVIL: 02941- 15380496 https://sites.google.com/site/fannyviscayecoturismo/ http://fannyviscayecoturismo.blogspot.com/?spref=fb

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada